Santo Domingo, la Ciudad Colonial más antigua de América Latina, gasta millones para renacer

Santo Domingo, la Ciudad Colonial más antigua de América Latina, gasta millones para renacer

Reportaje de NBC News Latino

Santo Domingo.- La ciudad colonial más antigua de América Latina busca un rebrote y para ello destina decenas de millones de dólares a reparar calles, recoger basura, instalar faroles y renovar edificios centenarios con la esperanza de que los cinco millones de turistas que visitan el país todos los años pasen menos tiempo en la playa y más en el descuidado centro histórico de su capital.

Los dueños de los negocios de la zona están encantados, pero los residentes de la ciudad amurallada de Santo Domingo observan nerviosamente, temerosos de que serán tasados y desplazados ​​por una oleada de nuevos y elegantes restaurantes y tiendas.

(Clic aquí para continuar la lectura íntegra del artículo original publicado hoy en el portal web de NBC News Latino)

“Traer más turistas aquí puede ser traumático para nosotros”, dice Pedro del Castillo, presidente de la junta de vecinos. “Parece que el objetivo es para nosotros, los residentes, salir”.

El proyecto de restauración más ambicioso de la ciudad en décadas es financiado por un préstamo de 120 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Una parte importante del monto aún espera la aprobación del Congreso de la República.

Los primeros 30 millones de dólares se destinaron para pintar unas 800 viviendas, restaurar 200 fachadas de la época colonial, reemplazar tuberías de agua potable, alcantarillado y alumbrado público e instalar nuevas aceras.

De acuerdo con cifras oficiales, la inversión ya ha traído nuevos negocios privados, entre ellos unos 325 nuevos cafés, restaurantes, galerías y condominios de lujo de apertura en el corazón de la mundialmente conocida Ciudad Colonial.

El centro es “un diamante que necesita pulido”, dijo Silvanh Riedel, gerente y copropietario del hotel boutique Billini.

Angelo Louis, un peluquero de 19 años, que alquila un espacio de 8,4 metros cuadrados (construido hace más de mil años) y sin baño por 350 dólares mensuales en la calle El Conde, tendrá que irse porque en los próximos meses el edificio de propiedad privada en que opera será restaurado con dinero público.

Luois teme que el dueño de los edificios remodelados aumente el alquiler y haga imposible que regrese. “Nos va a pegar duro”, dijo.

Los defensores del programa de restauración de la zona colonial dicen que tales temores están fuera de lugar y argumentan que la labor del Gobierno no está centrada en el desarrollo económico, sino mejorar las vidas de los residentes del centro colonial.

“La idea es rescatar la ciudad de una manera diferente” que en los intentos anteriores, asegura Maribel Villalona, ​​directora del programa.

(Clic aquí para continuar la lectura íntegra del artículo original publicado hoy en el portal web de NBC News Latino)

Reseña de la colonización de América

La colonización de las Américas comenzó en Santo Domingo, fundada en 1496 por el hermano de Cristóbal Colón, Bartolomé Colón, y presenta la primera catedral del continente, el primer hospital y la primera universidad, la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

El centro fue abandonado después de la guerra civil del país de 1965, con residentes más prósperos moviéndose a nuevos desarrollos en las afueras de la capital.

Para celebrar el quincuagésimo aniversario de la llegada de Colón a América, algunos de los edificios calizos del centro con balcones de madera escénica fueron restaurados en 1992, pero el programa hizo poco para mejorar la fortuna económica de la zona o atraer a más turistas de la República Dominicana.

¿Qué porcentaje de los cinco millones de turistas que recibe el país se quedan en la ciudad capital?

Según estadísticas del gobierno, sólo el 15 por ciento de los cinco millones de visitantes que recibe el país pasa el tiempo en Santo Domingo y sólo el 3 por ciento dormía allí, atraídos por paquetes incluidos en los balnearios y disuadidos por la falta de alojamiento de alta calidad dentro de las murallas de la ciudad.

Villalona, viceministra de Turismo, dijo que la segunda fase estaría destinada a ayudar a las familias pobres en el centro histórico, restaurar unas 200 viviendas y proporcionar a sus formación laboral y préstamos para pequeñas empresas que suplan las demandas del creciente turismo.

Esas promesas no calman las ansiedades de residentes como Fidel Pérez, un fotógrafo de 48 años que planea casarse en los próximos meses y quien dice que los 300 o 400 dólares que puede pagar para rentar una casa, sólo cubren el alquiler de un aparta-estudio en la vieja ciudad, lo que le obligó a buscar vivienda lejos del centro por primera vez en su carrera.

Para Pérez los alquileres se han disparado tras la primera etapa de reacondicionamiento de zona y no cree, por ahora, que las mejoras en el área beneficiarán a sus trabajadores. (AP)

Authors

Related posts

Top