Que en paz vuele tu alma, mi querido Cacique

Que en paz vuele tu alma, mi querido Cacique

 

 

 

Por Leonardo Mercedes

2Que en paz vuele tu alma, mi querido Cacique1Me golpea en lo más profundo de mi ser el fallecimiento de mi amigo y compañero de lucha, aunque no de partido, Hatuey De Camps, El Cacique, como por afecto le llamaba desde que compartimos el Comité Ejecutivo de la FED en 1969, cuando por primera vez ganó con aplastante mayoría la secretaria general de la FED como candidato del Frente Universitario Socialista Democrático (FUSD), tras haberse destacado en la lucha por el medio millón para la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y en el CCC Flavio Suero, que en el mismo fragor de la lucha se formó para dirigirla y que, tras la más rica y exitosa experiencia de lucha del pueblo dominicano, logró arrancarle a Balaguer esa justa reivindicación universitaria.

Junto a la plana mayor del PartidoRevolucionario Dominicano (PRD) recorrimos el país en 1970 (estando el Prof. Bosch y el Dr. Peña Gómez en España) para denunciar la represión balaguerista y la farsa electoral de mayo, con la cual se impondría la 1ra reelección de Balaguer. En la comitiva yo representaba a los recién formados Comités Revolucionarios Camilo Torres (Corecato), los Camilistas.

Después de consumada la reelección, se realizaron en la UASD las elecciones estudiantiles y Hatuey repitió en la secretaría general de la FED, tras unos reñidos resultados frente a la Unidad de Acero Fragua-Flavio Suero; yo volví a ocupar la Sec. de Asuntos Internacionales del Comité Ejecutivo por el Bloque Revolucionario Universitario Camilista (BRUC).

Durante ese año y la 1ra mitad del siguiente desarrollamos una intensa campaña nacional e internacional de denuncia contra la represión y los crímenes de la dictadura balaguerista, combinada o como parte de la que el PRD llevaba a cabo a nivel de América y Europa con Bosch y Peña a la cabeza, en la cual Hatuey jugó un papel estelar, sobre todo en el exterior, extendiéndose su liderazgo juvenil más allá de las fronteras nacionales.

Al regreso de su periplo por el mundo, el Prof. Bosch le hizo renunciar de la FED a principios de 1971 para dedicarlo a tiempo completo a la política nacional con la dirección del PRD en labores de la Secretaría de Prensa y Propaganda y el programa radial Tribuna Democrática.

Hatuey fue reemplazado en la Secretaría General de la FED por el buen amigo y compañero Fulgencio Espinal (a quien yo sustituí al terminar Bosch suspendiendo la actividad del FUSD en la UASD) y su liderazgo estudiantil se transformó en político partidario, pasando su estrella a brillar en la constelación de los astros del perredeismo histórico con la intensidad creciente de un futuro sol.

Hoy su luz se ha apagado dejándonos con el lacerante dolor de ver morir a un gladiador amigo, después de haber batallado con tenacidad y deseos de vivir contra la terrible enfermedad que concluyó venciéndolo y poniendo fin a su brillante carrera.

Nuestras diferencias ideológicas y políticas jamás interfirieron en nuestro aprecio, respeto y cariño que no terminaran ni con tu muerte. Que en paz vuele tu alma, mi querido Cacique.

Comments

Comentarios

Authors

Related posts

Top