Magaly Pineda queda en la sociedad dominicana como “la madre del feminismo”

Magaly Pineda queda en la sociedad dominicana como “la madre del feminismo”
Yildalina Tatem Brache
Santo Domingo.-Murió Magaly Pineda, pero no muere,  una mujer tan grande, la madre del feminismo dominicano se queda dentro de la sociedad.

 

La mujer que en algún momento de su historia se hizo preguntas sobre lo justo y lo bueno y tomó la valiente decisión de luchar por lo que ha beneficiado a millones a miles de mujeres. Porque lo sepan o no lo sepan las nuevas generaciones a Magaly y su lucha, su valentía y trabajo le deben mucho de los derechos que siempre han sido de las mujeres, pero que la sociedad establecida desde el patriarcado nos arrebata.

En el documental Mujeres Extraordinarias: políticas, feministas, valientes y decididas, hago un intento de pensar las preguntas de Magaly y otras mujeres extraordinarias y  para ello formulé las siguientes: ¿Cómo hacer valer mis derechos? ¿Cómo estar en la historia y ser historia? ¿Cómo ser la vida, el presente y el futuro unidos en las luchas, la vindicación y la reivindicación? ¿Cómo dejar de reconocer  los grandes  esfuerzos por la sobrevivencia y la trascendencia de la  humanidad a los que día a día se enfrentan las mujeres?  ¿Cómo negar ese rol importante, protagónico y fundamental de las mujeres en el mundo?  ¿Cómo permitir que lo disminuyan  y lo escondan?  ¿Cómo hacer para vivir sin miedo y  que lo malo se nos vuelva bueno? Y luego afirmo:

Hay mujeres valientes, decididas, preclaras que definieron su ideología y asumieron el costo de exigir derechos.  Esa es Magaly, la incansable, la de millones de batallas, la que unió derechos de las mujeres a todos los temas neurálgicos y vitales de nuestra existencia. Porque ella se encargó de afirmar y defender que las mujeres nacimos libres e iguales en dignidad y derechos.

La Utopía existe, ¡qué  bueno! Quienes la cultivan, tienen la gracia, el don y  el poder  de construir espacios de humanidad. Cuando el mundo pierde su esencia, estas personas lo reencauzan, lo reconstruyen, permiten con su hacer, su pensar y su vivir que sea habitable. Magaly se encargó de vivir desde el amor, el optimismo, la realización, el trabajo, la lucha, con una energía inagotable para el trabajo por los derechos de las personas, especialmente de las mujeres.

Si cuando pasas revista a la vida puedes sentir la satisfacción de haber hecho todo lo posible para que el mundo sea mejor, puedes ¡descansar en paz!

Visionaria, incansable, vencedora de millones de batallas, creadora y forjadora de sueños y esperanzas. Dice Fafa su compañero de más de cincuenta años que Magaly es un ejemplo impresionante valiente, arrojada, decidida, con tanta claridad de lo que quiere, que hasta  organizó su funeral y la música que quiere que escuchemos al despedirla.

Fundó en 1980 el Centro de Investigación Femenina –CIPAF- un espacio de convergencia del trabajo de investigación y la acción con el compromiso feminista. ¨El CIPAF promueve la participación y el protagonismo de las mujeres como sujetas de transformaciones históricas, como protagonistas fundamentales de las alternativas de Desarrollo y Democracia, educando y concientizando a la ciudadanía y a la opinión pública en general sobre la necesidad de transformar las situaciones de opresión y subordinación de las mujeres¨.

Líder feminista, socióloga, profesora e investigadora. Inició su acercamiento al feminismo con tan solo 15 años, durante su militancia en los movimiento y partidos de izquierda y en la lucha anti Trujillistas.

En  el exilio fue parte de la dirigencia estudiantil en la Federación de Universitarios Pro Independencia de Puerto Rico.  En plena revolución de abril se casó con Fafa Taveras.

En los últimos tiempos dedicó a proyectos encaminados a llevar la tecnología y la ciencia a niñas y adolescentes. Estas iniciativas  la llevaron  a ser una de las ganadoras en la premiación por la Igualdad e Integración de Género-Tecnología (GEM-TECH Awards) en el 2014, por el éxito de su modelo de E-Chicas y clubes Supermáticas –STEM- de inclusión de las niñas y mujeres adolescentes en las áreas del conocimiento. A pesar de  que desde hace 11 años convive con un mieloma múltiple para el que todavía no hay cura.

Magaly tuvo desde siempre un compromiso tan fuerte con los derechos de las mujeres que no se amilanó ante nadie. En una ocasión Fidel Castro, cuestionó en su presencia si lo que querían las mujeres era que los hombres asumieran como suyas las labores del hogar, toda la sala repleta de mujeres se quedó en silencio.  Desde el silencio surgió la voz de Magaly, para preguntarle al presidente Castro porque no? Porque solo las mujeres debían estar comprometidas con esas labores. Lo bueno de la historia es que tiempo después, el mismo presidente Castro le confesó que había estudiado y reflexionado sobre el asunto, y que muchas cosas debían cambiar en la sociedad.

Sus últimos años tuvo una pasión y un proyecto desde donde pudo formar Clubes de Matemáticas, Ciencia, Ingeniería y Tecnología para superar la brecha digital de género, para trabajar en la eliminación de la reproducción de los prejuicios y estereotipos que afectan el desempeño escolar y la orientación vocacional de las niñas, estos clubes son una experiencia pionera en América Latina, ganadora del  primer lugar del GEMTECH Además estaba dedicando  mucho tiempo al trabajo por la igualdad en la educación básica dominicana.

Esta mujer  tan apasionada, entregada, capaz de defender sus ideas en cualquier espacio  y lugar. Esta mujer que cuando hablar de feminismo, derechos de las mujeres y violencia de género, era motivo de burla, de enojo social, fue valiente y lo denunció, no ha muerto, dejamos ir su cuerpo, pero ella permanece para siempre. Descansa en paz mujer extraordinaria.

Comments

Comentarios

Authors

Related posts

Top