Jóvenes continúan carreras en motores en la autopista 6 de Noviembre

EMLIA 7-3-2012 (1)Por Emilia Santos Frías

santosemili@gmail.com

Santo Domingo.-Este sábado 4 de mayo, mientras me dirigía a Baní, en horas de la tarde, experimenté, no sólo un susto, sino, impotencia al contemplar como de tres en tres, jóvenes presumiblemente de Santo Domingo Oeste, coordinaban y luego realizaban, en plena autopista 6 de Noviembre, carreras a exagerada velocidad, en segundos. El escenario fue el tramo que comprende el cruce avenida 27 de Febrero, hasta el peaje.

¡Por Dios, donde están las autoridades!. Quienes corren, lo hacen desafiando todo, chocar a alguien o que los choquen y ocurran tragedias humanas. Lo hacen conscientes; vi sus caras sonrientes y desafiantes cuando cruzaban entre un vehículo y otro. Confirmé que eso es parte del ritual.

Desconozco sus razones para seguir exponiendo lo más preciado que poseen: sus vidas, pero, el motivo que sea es una conducta que debe ser sancionada por toda la sociedad y como no, por sus llamadas “autoridades competentes”.

Ya está bueno de tanta carga a la paz individual y colectiva, respeten nuestros  derechos. ¡Seguridad Ciudadana, hay o no hay?.

Mi temor mayor el sábado, fue, que a mi lado estaba lo más preciado que poseo: mi hija. Pasamos un momento difícil, igual que cada uno de los conductores que transitaban a las 6:00 de la tarde. Y nadie hizo algo; el personal militar y civil del peaje, actuaba como si no veía lo que pasaba.

Es una acción repetitiva, que he vivido, por cierto junto a mi hija, mi compañera de viaje, sobre todo cuando viajamos sábado o domingo, entre Santo Domingo y Baní. En Hatillo de San Cristóbal, es una constante. Lo mismo ocurre desde Villa Altagracia a Santo Domingo, cuando vienes en esa dirección. En este caso, la carrera concluye en Los Alcarrizos. También me he expuesto, mientras conduzco en esa zona, sábado en la tarde o domingo, preferiblemente 5:00 a 7:00 p.m, “sus horas de diversión”.

¿Habrá alguien que pueda hacer algo o tendrán que ocurrir pérdidas lamentables para ponerle la tapa al pomo?

No esperemos que sean los propios munícipes de esos lugares, muchos de ellos son los apostadores que he observado encima o debajo de puentes, así como a orillas de las carreteras cada fin de semana, aupando a su favorito, sin impórtales que en sólo segundos puede ser un cadáver. Esperemos que no haya manos oscuras envueltas en esta mortal acción.

La autora es Educadora, periodista y abogada

Authors

Top
Facebook