Clínicas admiten “rebotan” pacientes cuando familias no pueden pagar

Clínicas admiten “rebotan” pacientes cuando familias no pueden pagar
Santo Domingo.-Los “rebotes” de pacientes accidentados ocurren por causas económicas, es decir, cuando no tienen seguro médico y las familias no pueden hacer el depósito que se exige cuando hay que llevar la víctima de aun accidente a cirugía o cuidados intensivos.
Así lo afirmó el presidente de la Asociación Nacional de Clínicas y Hospitales Privados (Andeclip), Rafael Mena, quien propuso un encuentro para buscar una solución mediante la cual se compartan las responsabilidades entre los diferentes sectores.

“Las causas reales de esa hostilidad que hay son económicas, no nos engañemos ni tapemos el sol con un dedo”, dijo Mena al reaccionar a las críticas que se han hecho a la odisea que se vive cuando se acude a un centro de salud, público o privado, en busca de atención con un paciente que presenta condiciones críticas, las cuales resurgieron tras la muerte del excombatiente constitucionalista Claudio Caamaño, luego de un accidente de tránsito.

Lamentó que se trate de responsabilizar sólo a las clínicas cuando, a su juicio, son también víctimas de esta situación, tras explicar que estos centros pierden alrededor de un millón de pesos por cada paciente que tienen que someter a cuidados intensivos sin la garantía de pago.

Mena indicó que aunque las clínicas están obligadas por ley a prestar los primeros auxilios, los problemas comienzan cuando se trata de pacientes que tienen que ir a cirugías o a cuidados intensivos y “no califican”, ya sea por falta de seguro médico o porque los familiares no disponen de recursos económicos para hacer el depósito que se le exige.

El presidente de la Asociación Nacional de Clínicas y Hospitales Privados aseguró que si no se busca una solución continuarán perdiendo todos. “Pierde el paciente porque puede perder la vida; pierde la clínica porque puede ir a la quiebra y el sistema se desacredita, o sea, que esta es una situación que yo entiendo que no es sostenible”.

Al explicar la situación que enfrentan las clínicas con estos casos, el presidente de Andeclip argumentó que si un paciente accidentado muere mientras recibe atenciones “el dinero se pierde, mientras que si se salva y no cuenta con recursos para cubrir los gastos en que incurrió el centro, tú no puedes obligarlo a que empeñe su casa, ni quitársela”.

Mena propusó un encuentro entre el Ministerio de Salud Pública, las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS), la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales (Sisalril) y el Consejo Nacional de la Seguridad Social, mediante el cual se beneficie al paciente y se compartan las responsabilidades.

Authors

Related posts

Top